LA LEGIÓN ESPAÑOLA
Fuerzas   Regulares.   Incluimos   a   continuación   el   relato   que   el   propio   Teniente   Coronel   Millán   Astray   hizo   sobre   el   origen   de   esta Unidad en su libro “La Legión” escrito en marzo de 1923. <<   Una   larga   estancia   en   África,   sirviendo   en   Policía   indígena,   en   Regulares   y   en   el   Regimiento   de   Infantería   del   Serrallo,   unido   a alguna   afición   al   estudio   y   entusiasmo   por   el   problema   africano,   dieron   lugar   a   que   germinase   la   idea   de   organizar   una   Legión extranjera,   en   vista   del   excelente   resultado   que   a   los   franceses   les   había   dado   La   suya,   a   la   que,   después   de   la   Gran   Guerra,   titularon de   “   Heroico   Regimiento   que   por   su   amor   a   Francia   y   su   bravura   ha   sido   colocado   en   el   primer   puesto”.   Añádase   un   puntillo   de amor   propio   de   creernos   que   los   españoles   éramos   capaces   de   hacer   una   semejante   y   esos   fueron   los   fundamentos   de   nuestra Legión. Iniciada   la   idea,   tuvimos   desde   los   primeros   momentos   la   augusta   protección   de   SM.   El   Rey,   que nos alentó con entusiasmo e ilustro con sabios consejos. Comunicado   el   proyecto   al   entonces   General   Alto   Comisario   Don   Dámaso   Berenguer,   lo   acogió con   interés   y   nos   prometió   tan   digno   General   su   apoyo   para   mandarla   cuando   se   crease,   lo   que   más adelante   cumplió,   así   como   darnos   cuantas   facilidades   estuvieran   en   su   mano   para   salir   airosos   de la empresa. La   gestión   duro   cerca   de   un   año,   el   que   después   de   pasado,   ya   parece   breve   y   todo   lo   demás   natural en toda obra nueva en sus comienzos. Siendo   Ministro   de   la   Guerra   el   General   Don   Antonio   Tovar   hicimos   un   viaje   a   Argelia   a   estudiar en   el   “Regimiento   de   marcha   de   la   Legión   extranjera”,   en   el   que   fuimos   recibidos   con   gran   afecto   y camaradería.   Luego   supimos   que   la   causa   de   tan   cordial   recibimiento   era   la   gratitud   que   sentían   por la   acción   de   nuestro   Rey   durante   la   guerra   europea,   a   favor   de   los   prisioneros.   Corteses   y   amables, nos   enseñaron   cuanto   les   demandamos,   averiguando   lo   más   interesante,   que   era   el   sistema   de reclutamiento, los haberes y el trato a los extranjeros. Al   General   Tovar   sucedió   como   Ministro   de   la   Guerra   el   General   Don   José   Villalba,   publicándose entonces   el   Real   Decreto   de   creación   del   Tercio   de   Extranjeros.   Siendo,   finalmente,   el   Señor Vizconde   de   Eza,   como   Ministro,   el   que   después   de   habernos   honrado   escuchando   una   modesta conferencia   que   dimos   en   el   Casino   Militar   de   Madrid,   exponiendo   detalladamente   el   proyecto   de organización   de   la   Legión,   venció   las   dificultades   que   se   presentaban;   dictó   las   bases   y   ordenó   que se organizase, proporcionándonos una inmensa satisfacción, a la que unimos la debida gratitud. A   titulo   de   curiosidad   consignaremos,   sin   extendernos   en   consideraciones   de   orden   político internacional,    estos    principios    indiscutibles    y    sancionados    en    el    mundo:    “Todo    país    tiene derecho   absoluto   a   reclutar   extranjeros   y   a   constituir   una   Legión   Extranjera,   sin   temor   a   herir   la susceptibilidad   de   los   otros   países”.   “El   Estado   es   soberano   absoluto   dentro   de   los   limites   de   su territorio   y   puede   hacer   cuanto   estime   conveniente   a   sus   intereses;   el   reclutar   extranjeros   es   un corolario de este principio”. Y   esa   es,   entre   otras,   la   causa   de   por   que   nosotros   la   hemos   llamado   “Legión”   y   a   sus   hombres, legionarios.   Para   atraer   a   los   extranjeros,   para   hacer   rápida   la   propaganda,   puesto   que   el   nombre de   Legión   es   conocido   universalmente,   porque   un   extranjero   vale   dos   soldados,   uno   español   que ahorra   y   otro   extranjero   que   se   incorpora   y   porque   los   vecinos   llaman   a   la   suya   Legión   y   ¡ Nosotros queríamos tener la nuestra! A   organizar   los   banderines.-   Un   venturoso   día   el   Diario   Oficial   llenaba   sus   columnas   ---   ¡Aquel día   tan   sabrosas!   ---con   las   reglas   de   constitución   del   “Tercio   de   Extranjeros”   y   pocas   fechas después   aparecía   nuestro   nombramiento   de   “Teniente   Coronel   primer   Jefe”.   En   fiesta   íntima familiar   en   nuestra   casa,   se   dio   lectura   a   la   Real   disposición,   se   nos   entregó   el   bastón   de   mando y se dieron por vez primera los tres vivas: ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Legión!” . Comisionados   por   el   Ministro   de   la   Guerra   nos   presentamos   a   los   Ministros   de   Estado,   de   Gobernación   y   de   Fomento,   que   dictaron disposiciones    convenientes    al    reclutamiento,    y    emprendimos    un rapidísimo   viaje   a   organizar   los   Banderines   de   Zaragoza,   Barcelona y    Valencia,    que,    con    el    de    Madrid,    constituyen    los    centros    más importantes   para   la   recluta.   Después   nos   incorporamos   a   Ceuta,   a tomar posesión de nuestro nuevo cargo>>. El   20   de   septiembre   de   1920   se   considera   oficialmente   la   fecha   de nacimiento   de   La   Legión   ya   que   fue   ese   preciso   día   cuando   se   alistó el    primer    legionario.   Ya    desde    los    primeros    instantes    de    su    vida empezó   La   Legión   a   adquirir   su   fisonomía   peculiar   con   la   alusión   a las   viejas   glorias   de   la   Infantería   española,   con   el   título   de   caballero otorgado   por   el   Jefe   Fundador   a   todos   los   legionarios,   con   la   energía en    el    saludo    y,    sobre    todo,    el    “Credo    Legionario”,    código    de conducta    dictado    por    el    Teniente    Coronel    Millán    Astray    que constituye la base espiritual de La Legión, su médula y nervio.
HISTORIA DE LA LEGIÓN
FUNDACIÓN
© 2014 LA LEGION
FUNDACIÓN CAMPAÑA DE ÁFRICA LA REPÚBLICA LA GUERRA CIVIL
El   Tercio   de   Extranjeros   –   nombre   original   de   La   Legión   –   nació   como fuerza   de   choque   para   la   dura   guerra   de   Marruecos.   Esta   nueva   fuerza   tenía como    objetivo    sustituir    a    las    Unidades    de    recluta    forzosa    cuya    pobre preparación    y    frágil    moral    era    motivo    de    gran    número    de    bajas    y dificultades en el desarrollo de las operaciones terrestres. Por   Real   Decreto   de   28   de   enero   de   1920,   siendo   a   la   sazón   Ministro   de Guerra   don   José   Villalba,   Su   Majestad   el   Rey   don Alfonso   XIII   tuvo   a   bien disponer lo siguiente: <<   Con   la   denominación   de   Tercio   de   Extranjeros   se   creará   una   Unidad militar   armada,   cuyos   efectivos,   haberes   y   reglamento   por   que   ha   de   regirse serán fijados por el Ministro de Guerra. >> El    alistamiento    quedó    abierto    a    españoles    y    extranjeros    sin    mayores exigencias    que    ser    sanos,    fuertes    y    aptos    para    empuñar    las    armas, ofreciendo,   a   cambio,   la   posibilidad   de   hacer   carrera   militar   en   el   seno   de La Legión. De   esta   forma,   se   veía   convertido   en   realidad   lo   que   comenzó   siendo   un proyecto   del   Teniente   Coronel   de   Infantería   José   Millán   Astray,   militar   de   prestigio   que   unía   a   una   elevada formación   militar   un   demostrado   heroísmo   forjado   en   Filipinas   y   posteriormente   en   África,   donde   mandó
ETAPA SAHARIANA MISIONES DE PAZ